¿Por qué necesito un arquitecto?

Cuando uno emprende la construcción o refacción de su casa hay muchísimas variables que no suele manejar o no suele tener en cuenta.

Hay quienes se contactan con algún albañil recomendado por un amigo o familiar y le piden que repita el planteo o distribución de la casa en la que creció… o arman un “patchwork” con fotos de revistas y después contratan al albañil… porque “los arquitectos son caros”.


Aquí te presentamos 5 puntos que explican porque al contratar un arquitecto es posible ahorrar dinero, tiempo y esfuerzo, y sobre todo ahorrarse muchos dolores de cabeza al momento de construir o ampliar una casa.


1) Un arquitecto piensa en la CONCEPCIÓN de la casa

A la hora de concebir una casa un arquitecto es la persona idónea, ya que en su formación desarrolla habilidades que le permiten resolver con eficiencia aspectos funcionales, estructurales, estéticos (o formales), legales y económicos que permitan llevar el proceso a buen término. El proyecto de una vivienda no implica sólo replicar soluciones anteriores que pudieron haber sido muy buenas en otro momento, en otro terreno, o para otra familia. Cada proyecto incluye en su gestión variables muy diversas que deben conciliarse. Incluso el profesional es una de ellas, hay profesionales que en el proceso no saben ponderar las expectativas y anhelos del comitente (así es cómo llamamos los arquitectos, a nuestros clientes) y conciben el proyecto como “su obra”. En Arquirea entendemos que la obra, como un hijo, es el resultado del encuentro de dos fuerzas conciliadas sinérgicamente: el cliente y el profesional. El cliente nos confiará sus recursos y expectativas y nosotros ejecutaremos los pasos para el desarrollo del proceso.

El rol de un arquitecto es fundamental porque con casi el mismo dinero podemos tener como resultado, por un lado, una simple construcción… o bien “arquitectura”. Entendiendo por construcción a las básicas paredes y techo que permiten habitar, y por arquitectura un rico equilibrio entre la luz, la calidez, riqueza especial y belleza estética que conviertan a lo primero en algo vivo, insuflándole alma, espíritu, otorgando a los espacios un sentido de trascendencia que inspiran a su vez a las personas que lo habitan.



2) Un arquitecto tiene EXPERIENCIA dentro y fuera de la obra

Hay muchos de nuestros clientes que nos dicen: “yo ya hice mi casa una vez… y no quiero volver a pasar por eso”, entonces nos confían en el proceso de ejecución de su casa.

Las variables que se deben manejar a la hora de la ejecución de una casa, o su refacción, son muchísimas: los materiales, sus calidades, sus precios, si el lugar con el mejor precio cumple con los pedidos, etcétera… por otro lado: el personal, su asistencia, seriedad, eficiencia, compromiso… por otro aspectos reglamentarios y legales. Y un delicado y complejo equilibrio entre todas estas variables. Una empresa con experiencia tiene resueltos estos aspectos y permite la fluidez de la ejecución de la obra sin contratiempos.



3) Un arquitecto logra mayor EFICIENCIA

En el proceso de construcción existen factores que deben coordinarse para evitar tiempos muertos, superposición de tareas, contratiempos, roturas innecesarias, etc. Cuando no se posee un conocimiento cabal del proceso de construcción o no se posee una estrategia clara de las etapas del crecimiento de una vivienda suele caerse una secuencia de: construcción, demolición y reconstrucción, con muchas idas y vueltas que encarecen el costo final de la obra.

En Arquirea procuramos ofrecer, a la hora del proyecto, el estudio de posibles crecimientos futuros para la casa que no impliquen grandes gastos o dificultades en la vida de los habitantes a la hora de ampliaciones. Por otro lado elaboramos cronogramas de obra que nos permitan optimizar los tiempos de ejecución, como así también los recursos, evitando caer en roturas innecesarias en el proceso de la obra



4) Un arquitecto conoce ASPECTOS REGLAMENTARIOS Y LEGALES

Hay clientes que nos consultan por el costo de “los planos” a la hora de intentar vender su casa o alquilar parte de ella para algún emprendimiento comercial… es lamentable pero a veces es imposible la documentación de una viviendas o es muy oneroso por el monto de las multas a afrontar ante organismos municipales por simples cuestiones reglamentarias.

Cada municipio posee códigos de edificación que reglamentan alturas máximas, retiros de frente, retiros de fondo, superficies máximas de construcción, ventilación e iluminación mínima de locales, etc. que deben ser contempladas a la hora de proyectar y hacer la casa.

Un profesional debe, a la hora de presentar la documentación obligatoria y el pago de los derechos y obligaciones propios de su actuación, responder a estos requisitos y ajustarse a ellos teniendo cuentas de ellos ante el colegio profesional correspondiente y el municipio previo inicio de la obra, evitando de este modo la situación planteada inicialmente.



5) Un arquitecto nos hace AHORRAR DINERO

Existe el prejuicio, más o menos generalizado, que citamos al inicio de esta nota acerca de que “los arquitectos son caros” este argumento que es fácilmente rebatible a partir de lo expuesto hasta aquí… pero vamos a desarrollar un par de tópicos más que demuestran la estrechez de tal afirmación.

El conocimiento que posee el profesional del mercado garantiza que las compras de materiales optimizara el uso de los recursos del comitente, por una lado y por otro, en la contratación de la mano de obra existen infinitas variaciones en la relación precio-calidad que incluso van modificándose en el tiempo en función de la ocupación del personal. Un profesional puede asesorar y asegurarse de que se ajuste a las posibilidades presupuestarias del cliente procurando con su asesoramiento atajos y mayor eficiencia que hacen que sus honorarios se paguen con lo ahorrado.

Finalmente: los honorarios profesionales por un proyecto suelen ser el equivalente al costo del piso que habrá de colocarse en la obra proyectada. Dependiendo de la infraestructura del estudio puede haber variaciones, ya que están desregulados… pero lo sugerido por el Colegio de Arquitectos de Santa fe es un 6% (aproximadamente) del monto de obra. Pero teniendo en cuenta que un arquitecto, con su experiencia y asesoramiento, puede generar entre el 10 y 15 % de ahorro en una obra, se puede concluir que la contratación del mismo genera un ahorro del 4 al 10 % de la inversión.


Te invitamos a que leas 7 Puntos a tener en cuenta si vas a refaccionar tu casa para poder tener un panorama mejor al momento de iniciar la obra.


Si te gustaron estos 5 puntos, por los cuales la contratación de un arquitecto genera un beneficio, te agradecemos que los compartas en las redes sociales y tus grupos de confianza.


Hasta la próxima!




© 2019 Arquirea - Derechos Reservados

Whatsapp: +54 9 342 423 2858   |   estudioarquirea@gmail.com

  • Visita el facebook de Arquirea
  • Visita el Twitter de Arquirea
  • Visita el Instagram de Arquirea